claves que garantizan corridas óptimas

claves que garantizan corridas óptimas

Saber cómo preparar el cuerpo para hacer una mejor corrida es esencial cuando la idea es ganar rendimiento.

Completar buenas carreras de calle es una habilidad, pero necesitás estar entrenado para eso. Así como un jugador de baloncesto practica tiros libres para responder satisfactoriamente a situaciones de juego, vos podés convertirte en un corredor más apto y ganar desempeño usando algunas tácticas que mejorarán tu práctica del running.

Por naturaleza, el cuerpo está pre-programado para detener situaciones que causan dolor. Poné tu mano en una sartén caliente y no pasará mucho tiempo antes de que tu cerebro envíe una señal para que tu brazo retroceda tan pronto como sea posible. Este mismo principio se aplica en el running. Si exigís demasiado del corazón, los pulmones o las piernas, tu mente seguramente tratará de impedirte continuar correr duro. Para evitar que esto suceda, hay estrategias específicas esenciales para decirle al cerebro que el control es tuyo y que podés continuar corriendo. Hicimos una lista de cinco tácticas en el que se puede apostar para mejorar tu corrida:

1. Respiración
Durante la corrida, tratá de inspirar a través de la boca y la nariz al mismo tiempo. Absorber tanto oxígeno como sea posible en la inspiración y vaciar los pulmones durante la espiración. Procurá inspirar por tres segundos y exhalá por dos segundos.

2. Alimentación
Quien corre tiene que hacer una dieta adecuada a su entrenamiento. Ingerir carbohidratos antes del entrenamiento mejora el rendimiento preservando la masa corporal magra. Así, tu cuerpo va a estar preparado para proporcionar la energía necesaria para seguir funcionando bien.

3. Hidratación
Bebé muchos líquidos durante y después de los entrenamientos. Como la corrida deja el cuerpo deshidratado, es necesario reemplazar los líquidos y minerales.

4. Descanso
Es necesario respetar el día de descanso para que tu cuerpo pueda recuperarse del desgaste sufrido en el entrenamiento. Recordá que el sobreentrenamiento causa fatiga muscular y puede causar lesiones.

5. Entrenamiento
Tu plan de entrenamiento debe ser progresivo. Recordá no invertir en algo demasiado agresivo. El ideal es aumentar la intensidad o el volumen de formación de 5% a 10% por semana como máximo. Y deben ser divididos entre el entrenamiento corto y rápido, largo, intervalo y progresivo.

Facebook Twitter Google+ Pinterest

Deja un comentario